RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > sábado, 19 de julio de 2014
Carúpano X. O. en Carpe vinum por Vladimir Viloria
 
 
 
Desenfado caribeño, Paria vibra en la canícula. Y cielo, mar y tierra se unen para entregarnos todo y más. Su fino cacao y su ron, ese endiablado espirituoso, combustible de un bullicioso, anárquico y alegre pueblo, tal vez sean sus más emblemáticas joyas. Condiciones especiales para el añejamiento y entrenados paladares capaces de mezclar con sabiduría los mejores alcoholes, son los artífices del eterno prestigio del Ron Viejo de Carúpano.
Plexo solar de Destilería Carúpano, la Hacienda Altamira, fundada en 1762, pudiera ser el paradigma de los más de 250 años del ron de Venezuela. 
Precisamente, es allí donde por primera vez se experimenta en Venezuela el añejamiento de alcoholes de caña de azúcar en barriles de madera de roble traídos de España, originalmente portadores de vino. De allí, también, la idea del Ron Viejo, cuya elaboración y largo añejamiento exigía un tratamiento delicado y cuidadoso.

Hoy por hoy, Destilería Carúpano encarna la magnífica tradición de rones que supieron ganarse un envidiable prestigio, antes que muchos en el Caribe. 

Para ello, la casa selecciona exclusivamente alcoholes de carácter superior y los combina con la más pura agua extraída de sus propios manantiales, dos elementos de excepcional calidad -alcohol y agua- que contribuyen de manera fundamental con el incomparable rasgo distintivo de sus rones, y aportan también un altísimo valor a su sabor inimitable, su rica complejidad melosa, salitrosa, incluso yodada, y sus peculiares reminiscencias marinas.

La naturaleza de estos finos rones tiene mucho que ver con las condiciones únicas de humedad y frescor de que gozan las bodegas de añejamiento de la destilería. Aquí los alcoholes evolucionan vertiginosos y logran una especial expresión. 

El carácter de estos rones es de una precocidad inusitada, pudiera hasta afirmarse que nacen ya maduros. 

Medalla de Oro en el Congreso Internacional del Ron de Madrid 2014, Carúpano X. O. Antiguas Reservas irrumpe en la escena del Ron de Venezuela -apenas 2000 frascos están disponibles-, para demostrar hasta donde puede llegar la excelencia en un destilado de caña. 

La base de su mezcla es de rones envejecidos entre 12 y 18 años, enaltecida con rones madre de más de 40. Profundo, complejo, sedoso y goloso en boca, en nariz derrocha avellanas, recuerdos cítricos y ricas notas terrosas a chocolate oscuro. Intenso, fino, profundo,Carúpano X. O.no esconde nada. 

Lo entrega todo. Bien vale lo que piden por él.

¡Salud!