RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > domingo, 17 de febrero de 2019
23 F: ¿Estamos llegando al llegadero? pregunta Vladimir Villegas
 
 
 
¿Ahora sí estamos llegando al llegadero? ¿Al “sí o sí” de Juan Guaidó o al “no volverán” de Nicolás Maduro? ¿Estamos a escasos días de que se resuelva de una vez por todas este conflicto? ¿Será el 23 de febrero una fecha relevante en la historia como el, 18 de octubre del 45, el 23 de enero de 1958 o el 4 de febrero de 1992? ¿O acaso el 6 de diciembre de 1998, o tal vez el 11 de abril de 2002?
Obviamente no se sabe. Hay más escenarios posibles que la cantidad de días que nos separan del próximo sábado, cuando supuestamente deben ingresar a territorio nacional grandes cantidades de medicamentos, alimentos y otros productos que forman parte de un plan de ayuda humanitaria que no cuenta con la participación de la Cruz Roja Internacional ni el aval de Miraflores, pero que es motorizado por varios gobiernos extranjeros, entre ellos el de Estados Unidos, Colombia y Brasil.
 
No faltan por estos días los vaticinios en torno a lo que ocurrirá ese día. Además de un concierto multitudinario, con artistas de diversos lugares del planeta, se espera una gran tensión por lo que pueda acontecer.
 
Muchos apuestan a que el gobierno de Nicolás Maduro impedirá, al costo que sea, la entrada de los productos que integran ese paquete de ayuda a la población necesitada. Otros creen que finalmente dejará que los camiones ingresen por los distintos pasos fronterizos. ¿Esto último sería garantía de que todo irá sobre ruedas y en sana paz?  Lo dudo mucho.
 
Hay mucha gente armada y sobre todo en las zonas de frontera. Cualquier provocación del lado que fuere puede ser el fosforito que encienda la pradera.
 
Lo del próximo sábado puede ser un episodio más en esta historia si no ocurre nada extraordinario, que no sea el arribo a Venezuela de la ayuda ya anunciada.  Así como hay gente temerosa de lo que pueda ocurrir, no pocos le ponen una gran dosis de expectativa a esa fecha.
 
Esperan que no solo entre la ayuda humanitaria sino también tropas extranjeras “que resuelvan esto de una buena vez”, como si se tratara de una fiesta de Halloween. Pero esto no lo deciden las barras de uno u otro sector. Ya estamos en medio de un escenario en el cual la fuerza social, electoral, susceptible de ser movllizada, podría ceder protagonismo a lo militar, a las acciones bélicas.
 
Ya podría ser importante pero no decisivo la cantidad de personas que se sumen a una manifestación a favor o en contra de Nicolás Maduro. Aunque es obvia la superioridad militar de Estados Unidos o de una eventual coalición entre ejércitos de varios países de la región, líderes del chavismo ya hablan de una posible guerra irregular. ¿Realmente llegaremos a ese escenario?
 
Y si se diera ese escenario, ¿cuál sería la actitud de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en eso que llaman “la hora de la chiquitica”?
 
¿Vamos directo a una intervención militar? ¿O desde el exterior aprietan todos los tornillos,  las tuercas y las abrazaderas hasta que el gobierno sea incapaz de hacer frente a la escasez de recursos económicos, a la carencia de fuentes de financiamiento y a la presión popular y decida hacer maletas o alguien se las haga?
 
¿Nicolás Maduro y quienes lo acompañan podrán sortear estos grandes obstáculos que amenazan con ponerle fin a su mandato? ¿ Rusia, China, Cuba y otros aliados brindarían apoyo militar real al gobierno de Maduro en caso de una intervención, o se limitarán a condenarla sin involucrarse?
 
Todas estas preguntas tienen diversas respuestas en distintas tonalidades. Del éxito o no de esta operación para ingresar a territorio venezolano la ayuda proveniente del exterior van a depender los próximos pasos que  Estados Unidos, la oposición y sus otros aliados extranjeros den de allí en adelante.
 
Hemos llegado a estos niveles de confrontación por varios factores, pero uno de ellos es principalísimo: la terquedad del gobierno de Maduro. Su empeño en cerrar puertas, en hacer de cada proceso de diálogo o negociación un show para ganar tiempo y demoler moralmente a sus adversarios. Y lo mismo ha ocurrido con el asunto de la ayuda humanitaria.
 
Primero se empeñaron en negar la necesidad de esa ayuda.  Dijeron que la permitirían, pero nunca anunciaron ni cómo ni cuándo. Ahora, cuando tienen a medio mundo encima, llegan medicinas desde Cuba, Rusia y China…
 
En definitiva, creo que estamos a las puertas del cierre del actual ciclo político. Por mucho que el gobierno de Maduro logre resistir en todos los frentes que tiene abierto, el país está sediento de cambio.
 
No parece haber forma ni manera de que el gobierno de Maduro retome la iniciativa, tome un segundo aire, siga adelante y coseche algún logro. En su seno no lo ven o dicen no verlo. Se resisten a ponderar en frío todos los lados de esta compleja realidad. Y esto lo lleva a cometer errores, en confiar en fuerzas que al final pueden fallarle, como le ha pasado a más de uno en la historia. En ellos parece privar la condición de mártires. Y no se dan cuenta de que eso solo lleva a hundir más al país.
 
Ya hay suficientes mártires en Venezuela. No necesitamos más. Necesitamos líderes con compromiso pero también con sentido práctico de la política. Con capacidad de tomar las mejores decisiones, que no siempre son las más épicas o las que provocan mas aplausos.
 
Y ese tipo de líderes también los necesita hoy el Partido Socialista Unido de Venezuela. ¿Ninguno de ellos se ha puesto a pensar en cómo preservar y relanzar una fuerza política como esa en una nueva situación? ¿Qué otra razón, aparte del miedo a perderlo, los mantiene aferrados al poder, si el saldo de su gestión es hoy un desastre inocultable?
 
¿Si creen que el país los quiere, por qué no contarse en un proceso limpio, con igualdad de condiciones, donde se le pregunte a los ciudadanos si desean que Maduro se quede o se vaya, y si desean o no que todos los poderes se relegitimen a través del voto?  
 
Esa sería de las mejores ayudas humanitarias para nuestro país. Una
solución en paz, sin vientos de guerra.