RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > jueves, 29 de noviembre de 2018
Fruto Vivas piensa a Caracas
 
 
 
El martes comenzó un homenaje al Arq. Fruto Vivas, el cual concluye este viernes 30, en el Museo de Arquitectura (Musarq). Cuatro días intensos en los cuales dictará una charla magistral, cinco conversatorios sobre sus ideas para la Caracas posible, dibujará con niños, hará una maqueta con estudiantes y concluirá con sus propuestas para la ciudad de hoy y la que aspiramos transformar.
El pasado viernes adelantó contundentes claves de su visión de la ciudad y la vivienda, dentro del proceso político actual. Veamos un ajustado resumen.
 
Si no hacemos la revolución como es, no podremos cambiar. Todavía no la tenemos, lo que si  poseemos son deseos extraordinarios.
La ciudad es un área de encuentro primario del hombre. Su secreto es que la gente pueda conocerse. Como dijo M. Briceño Iragorri “la ciudad es el hombre”. Así era la Caracas que conoció en 1939 (impresionándole mucho el “troley bus”). Desde entonces ha habido un salto monstruoso para atrás (no hacia adelante).
El sentido comunitario es el que determina las ciudades. El poder comunal es la esencia de lo que queremos como ciudad. Por ello hay que consolidar el poder popular y hacerlo verdad.
Caracas es varias ciudades, Catia es una, el Centro es otra y así sus diversas zonas. Ha perdido su escala. Hoy es imposible controlarla. Hay que ordenar su poder político para resolver el control urbano de la ciudad.
Más importante que ciudades hermosas es hacer hombres libres. Hay que hacer verdad los sueños de Chávez. Él planteó la estrategia de la ciudad que debemos tener. Es esencial tener conciencia de la ciudad que queremos.
Otras reflexiones de José Fructuoso
 
El valor fundamental del barrio es que la gente se conoce. Tiene sentido societario.
La vivienda es resolver las condiciones de vida, prioritariamente, el trabajo, la producción. Vivienda sin trabajo no lo es. Los enormes esfuerzos han sido en lo físico y no en la gente.
No puede haber más de dos millones de viviendas sin producción y trabajo.
¿Cuántas familias tienen un huerto en Venezuela?
¿Cuántos colegios (agregaríamos: fábricas, hospitales, universidades…) son autosuficientes en alimentos?
Pensar en grande: desarrollar el eje norte llanero (Caripito-San Cristóbal), un canal del Orinoco por Anzoátegui para riego, una represa en el Orinoco para control de crecidas, riego y navegación, aprovechar los ríos de la cordillera andina para regar los llanos.
Recordar que la producción llanera sustentó a la Independencia.
Alejandro López