RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > jueves, 22 de noviembre de 2018
El Gobierno de mis tormentos por Marcel Roo
 
 
 
José Ignacio Cabrujas, nuestro dramaturgo ya fallecido, escribió un artículo sobre las incoherencias de su partido. El MAS de mis tormentos fue el sugestivo título que hoy me permito tomar cambiando la primera frase para decir El Gobierno de mis tormentos.
Y es que dicho título me ha parecido adecuado para expresar mis pesares ante las incoherencias de una gestión gubernamental que refleja una inmensa distancia entre lo que dice y lo que hace, a la vez que pone en bandeja de plata a los enemigos internos y externos, argumentos con verdades a medias.
Tras pasar 17 días sin luz y por ende sin agua ni ascensores los vecinos de un sector de las Acacias acabamos de recibir la energía eléctrica, gracias a la gestión de unos habitantes que lograron con la alta gerencia de Corpoelec, incluido el ministro Mota Domínguez, darle prioridad a este problema. Bien por ellos.
Pero, el trasfondo del caso es que según me reveló un gerente de la empresa hay más de 24 transformadores dañados en Chacao esperando turno para ser reparados porque Corpoelec no dispone de los materiales para hacerlo, amén de que sólo cuenta con cuatro técnicos porque la mayoría se fue de la empresa. En otras palabras, la crisis ha tocado fondo y la industria eléctrica está prácticamente quebrada.
Como es de suponer, la indignación de los vecinos fue in crescendo sobre todo cuando corrió la versión del cobro en dólares por parte de Corpoelec para reparar el transformador, lo cual no fue estrictamente cierto. Sin embargo, si es cierto que esa empresa del Estado suministró un listado de los materiales necesarios y sugirió que si no compraban ese transformador entraría a la cola larga que duerme el sueño de los siglos en el departamento técnico, con el agravante de que la empresa que vende esos repuestos cobra en divisa estadounidense.
Ante esta situación la gran mayoría de los habitantes de la zona afectada, 19 edificios con una media de 18 apartamentos por edificio, tuvimos que pagar 200 dólares por cada inmueble. ¿Y dónde se conseguían esas divisas? Por supuesto que vendiendo bolívares soberanos en el mercado negro. Es decir, es una incoherencia que el Gobierno te coloque entre la espada y la pared al obligarte a ir al nefasto mercado negro para poder obtener el dinero y, de esa manera, solventar un problema que es netamente responsabilidad del Estado.
Otra pregunta: ¿Por qué un recurso tan vital como es la energía eléctrica llega a esta grave situación? El Presidente acaba de anunciar la inauguración millonaria de una planta para el procesamiento del coltán, lo cual está muy bien. Sin embargo, para la electricidad no hay dinero que le permita atender con eficiencia las demandas de este recurso. Perdón por mi ignorancia, pero sin electricidad como va a funcionar el procesamiento de ese mineral estratégico. ¿Y si ocurriera un corte general de luz en todo el país cómo resolverlo si hasta gerentes de Corpoelec admiten que no tienen técnicos ni transformadores?
Y siguiendo con las incoherencias, sólo voy a mencionar otro caso. En Caracas vemos como en algunas avenidas se está sembrando grama nueva, bien. Pero, la ciudad tiene sus calles llenas de cráteres, porque ya sobrepasaron la denominación de huecos, la basura casi se traga a los habitantes, la proliferación de moscas es una calamidad y las autoridades de la capital están en campaña electoral dando discursos bonitos…
No sigo porque soy un hombre que quiero a mi Patria, pero muero cada día que mi gobierno pareciera que trabaja para la oposición.