RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > viernes, 09 de noviembre de 2018
¿Qué proyecta Ecoanalítica para el cierre de año y 2019? Pregunta Víctor Salmerón
 
 
 
Los directores de Ecoanalítica Pedro Palma, Asdrúbal Oliveros y Alejandro Grisanti consideran que el deterioro de la economía venezolana va a profundizarse en un escenario donde el Gobierno no ha tomado medidas para acabar con la hiperinflación y detener la caída del producto interno bruto (PIB).
Pedro Palma no duda en señalar que el Programa de Estabilización y Recuperación Económica, que el presidente Nicolás Maduro anunció el pasado 20 de agosto, “no son más que medidas aisladas que ni remotamente van a sacar al país del colapso”, mientras que Alejandro Grisanti sostiene que “no ha habido programa, solo anuncios que no se llevan a cabo”.
De acuerdo con las proyecciones de Econalítica en 2018, la inflación acumulará un salto de 4 millones 126 mil por ciento en una dinámica donde el Gobierno continúa financiando buena parte de su gasto con dinero creado por el Banco Central de Venezuela.
 
“Lo que causa la inflación sigue presente a plenitud: un sector público que gasta mucho más de lo que le ingresa y cubre la brecha con dinero que crea el Banco Central”, afirmó Pedro Palma.
 
Alejandro Grisanti resaltó que “el presidente Nicolás Maduro dijo que había llevado a cero el déficit fiscal, pero las cifras que publica el Banco Central registran que la creación de dinero se mantiene al mismo ritmo que tenía antes de comenzar lo que el Gobierno denomina programa de estabilización”.
 
En este contexto, la capacidad de compra del salario se evapora velozmente a pesar de que en agosto el gobierno decretó un aumento de 5 mil por ciento. “Desde el último incremento hasta hoy el salario mínimo ya ha perdido 85% de su capacidad de compra”, precisó Alejandro Grisanti.
 
La recesión
 
Las exportaciones de petróleo aportan 96 de cada 100 dólares que ingresan a Venezuela y en 2018 las ventas al exterior cerrarán en un promedio de 1,1 millones de barriles diarios, magnitud que se traduce en un declive de 600 mil barriles respecto a 2017.
 
La caída en el ingreso de divisas ha obligado a una fuerte reducción de las importaciones y las empresas producen a media máquina porque no tienen suficiente materia prima e insumos. En este contexto Ecoanalítica proyecta que el PIB sufrirá una caída de 23,5% en 2018.
 
El dólar
 
Durante septiembre y octubre el dólar paralelo perdió impulso, pero todo apunta a que durante lo que resta de año el precio de la moneda estadounidense va a aumentar a mayor velocidad. “El precio actual del dólar paralelo es bastante barato a lo que debería ser si tomamos en cuenta la inflación. Las estadísticas de los últimos diez años indican que en el último trimestre se produce una profunda aceleración en la depreciación del tipo de cambio no oficial, por lo cual esperamos que se mantenga la presión al alza que ya comenzamos a ver”, dijo Asdrúbal Oliveros.
 
De acuerdo con las proyecciones de Ecoanalítica el tipo de cambio paralelo cerraría el año en torno a 6 mil 905 bolívares por dólar y el oficial en 71,40 bolívares por dólar.
 
El próximo año
 
El escenario base que contempla Ecoanalítica es que Nicolás Maduro se mantenga en el poder en 2019 y continúe una política de “ensayo y error” que incluiría nuevos anuncios de medidas mientras se agrava la hiperinflación; desciende con más fuerza la producción petrolera y el PIB sufre otro fuerte declive.
 
Asdrúbal Oliveros afirmó que “no estamos en el fin del ciclo hiperinflacionario, estamos en un nivel intermedio. En este momento la inflación diaria es de 5% y en Hungría alcanzó 207%. Esto nos habla de la brecha que existe entre la peor hiperinflación de la historia y lo que está sucediendo en Venezuela”.
 
La proyección de la firma señala que en 2019 la inflación experimentaría un salto de 1.129.783.643% mientras que el PIB se contraería 26,2%.
 
Un elemento clave a tomar en cuenta es que la caída de la producción petrolera continuará y las exportaciones descenderían hasta un promedio de 500 mil barriles diarios creando una brecha de 10 mil millones de dólares entre los ingresos y los gastos en divisas del Estado.
 
“El descenso de los ingresos en divisas podría obligar al Gobierno a hacerle default a China porque sería muy difícil continuar con el pago de la deuda que se tiene con este país a través del envío de petróleo”, dijo Asdrúbal Oliveros.
 
Consenso para el día después
 
Alejandro Grisanti explicó que la magnitud de la crisis ha obligado a estructurar un plan para iniciar la reconstrucción del país tan pronto como sea posible un cambio político. Cinco partidos de oposición han trabajado en las bases de un programa económico de consenso.
 
“Podríamos resumir que este programa consiste en empoderar a la sociedad restableciendo los mecanismos de mercado; levantar la restricción externa mediante donaciones, financiamiento internacional y la reestructuración de la deuda. Expansión de la producción petrolera porque esta seguirá siendo la principal locomotora para la recuperación y una política fiscal no inflacionaria, donde el déficit se financie con recursos externos y no con emisión monetaria”, indicó Alejandro Grisanti.
 
“Esto permitiría financiar el aumento de las importaciones para recuperar la producción y el abastecimiento; transferir recursos a los hogares mediante subsidios directos y emplear mecanismos de mercado para distribuir la ayuda que reciba el país en vez de intentar crear un sistema logístico de emergencia”, agregó Alejandro Grisanti.