RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > lunes, 11 de junio de 2018
La mundialización de la infamia en El Espejo de José Vicente Rangel
 
 
 
1Nunca se había visto tanta infamia circulando por el mundo como ocurre con el caso de Venezuela. Los laboratorios encargados de promover despreciables versiones sobre determinados procesos políticos y dirigentes de sectores progresistas, no descansan en la tarea encomendada por los centros de poder del mundo. A diario aparecen en los medios de comunicación –y figuran en el lenguaje de jefes de Estado y de Gobiernos– las más descaradas versiones sobre lo que ocurre en nuestro país. Jamás se dio una concertación tan sincronizada entre la derecha y el imperio para descargar sobre una nación tanta bajeza, tanto agravio y adulteración de la verdad, como hoy sucede respecto a Venezuela.
 
2Resulta insólito que en un momento en que la mayoría de naciones está afectada por graves problemas; que la crisis económica y social golpea por igual a todos, y que el control de la situación escapa a la mayoría de los gobiernos, el único tema que suscita reacciones, que convoca a un cuestionamiento colectivo, es lo que pasa en Venezuela… y también lo que no pasa. Por ejemplo, si durante el proceso electoral de México han sido asesinados 105 dirigentes políticos y periodistas, así como masacrados y desaparecidos decenas de estudiantes, eso no es noticia. La noticia es, tan solo, lo que ocurre en Venezuela. O lo que no ocurre y entonces se inventa.
 
3La salvaje campaña contra el país no tiene miramientos. No respeta a nada ni a nadie. Uno de sus objetivos básicos consiste en atacar, de forma implacable, a los dirigentes de los procesos de cambio. La promoción de campañas personales para desmoralizarlos. Vemos entonces cómo los ataques se centran en lo personal y en los familiares, a base de circular versiones sin sustento alguno, caprichosas y cloacales.
 
4Pero uno de los aspectos más sórdidos de esta política, de la mundialización de la infamia, es la complicidad de los gobiernos –incluso los aparentemente respetables– que recurren al atajo del agravio y a la utilización de recursos que degradan la condición ética y moral de los Estados. Es el caso de los gobiernos de las naciones de la Unión Europea que opinan sobre Venezuela sin conocimiento; sin un mínimo de investigación y guiados solo por el material que les suministran los representantes de una oposición cargada de frustración. A este extremo llegó, incluso, el gobierno suizo que siempre fue respetuoso de los principios que conforman el ordenamiento jurídico internacional. Igual pasa con el gobierno norteamericano, experto en elaborar listas infamantes de funcionarios venezolanos, sin ninguna base legal ni sustento probatorio, con el único propósito de descalificar. O el gobierno de Canadá, que adhiere la modalidad de la lista, incluyendo en ellas a personas que nada tienen que ver con hechos delictivos. A esta manera de actuar se suman, en la región, naciones como Chile, Argentina, Perú, Brasil, todas con rabo de paja, que han visto en el apoyo a la campaña contra Venezuela, auspiciada directamente por la Casa Blanca, la oportunidad de medrar y de lograr sustanciosos beneficios.
 
5Venezuela vive una experiencia singular. Sus enemigos la atacan, no por defender la democracia que estaría en riego en otras naciones, menos en la nuestra. La atacan en nombre de principios éticos y morales que han colapsado en otros países, pero no aquí. Conclusión: otra vez el mundo al revés de Eduardo Galeano.
 
Laberinto
 
Nicolás Maduro, a quien no se le reconocía capacidad y méritos para ejercer la Presidencia, sorprende a los venezolanos y a gente de otros países con sus diarias ejecutorias –luego de reelecto–, por el grado de dominio de la política y del manejo de situaciones complicadas. Sus ofertas emblemáticas de la campaña electoral, diálogo, paz y reactivación de la economía, reciben de su parte trato privilegiado. No importa que un sector del país lo siga subestimando, porque lo que cuenta es que está adelantando una gestión acertada, agresiva, de materialización de lo prometido en la plaza pública…
 
Logros concretos de esa actividad son, entre otros, el dinamismo que le imprime al diálogo y los resultados que hasta ahora ha obtenido; consecuencia en el cumplimiento de la oferta en esta materia; el clima político del país se ha distendido y merma la violencia, siempre en acecho. Y en cuanto a la reactivación económica se conocen planes concretos e iniciativas audaces que apuntan en esa dirección, cuya ejecución está comenzando…
 
Pregunta clave: ¿seguirá una oposición dividida, desarticulada, sin liderazgo ni organización, perseverando en actitudes que la han colocado al borde del abismo? ¿Acaso no hay dirigentes en ese sector con suficiente capacidad para rectificar y con voluntad de liderizar un proceso que facilite el diálogo iniciado por Maduro, el cual requiere de interlocutores responsables?…
 
Observé atentamente una entrevista que Carlos Croes le hizo en Televen al sacerdote jesuita Francisco Virtuoso. Debo decir que me decepcionó. Para alguien como él, con una gran responsabilidad ante el país por su condición de sacerdote y de rector de la Universidad Católica, lo que expresó –por ejemplo– sobre el resultado electoral del 20/M y la actuación del Consejo Nacional Electoral, avalando la denuncia de fraude, me pareció una actitud temeraria. ¿Qué pruebas tiene Virtuoso de que hubo fraude? No basta con acogerse a lo que denuncia Henry Falcón, porque recordemos que años atrás, Henry Ramos Allup dijo lo mismo de un resultado electoral favorable a Chávez y prometió las pruebas que nunca presentó…
 
Rajoy, el más feroz enemigo de Maduro, del proceso venezolano –y protector de Ledezma en España–, fue derrocado de manera incruenta y constitucionalmente. Apostaba a que en Venezuela no habría elecciones el 20/M y a que Maduro saldría del poder. La lengua, dice el refrán popular, es el peor castigo del cuerpo: Maduro sigue en Miraflores muerto de risa y Rajoy fue a parar al basurero de la historia…*
 
Golpistas crónicos: como no hubo golpe militar ni intervención extranjera sino victoria electoral chavista; como fallaron todos los planes subversivos en marcha y el dialogo avanza y se abre paso la paz, los eternos cultores de la violencia, desesperados, vienen planificando algunas aventuras que fracasaron al ser detectadas oportunamente por los organismos de inteligencia del Estado. Una de esas aventuras era el secuestro de un alto jefe militar con el propósito de sacarlo del país y entregarlo al gobierno norteamericano. Otra, levantar un avión Sukhoi que bombardearía Miraflores y la residencia del presidente Maduro. Ojo pelao: Estamos viviendo el momento de la desesperación. De la locura de los irresponsables. Momento peligroso por los imprevistos que se pueden presentar. Hay gente capaz de cualquier cosa para drenar su odio…
 
Pese a que la mayoría del país –lo confirman las encuestas– quiere que exista una oposición seria, el clima que hay en este sector indica que,
por ahora, resulta una tarea imposible. Mucha egolatría de por medio, muchas ambiciones frustradas, muchas miserias, y poco respeto por el país. No se percibe una luz en el túnel. Lo cual es dramático…
 
Segunda derrota de Trump ante Venezuela: a) elección del 20/M, cuando se la jugó para que no se realizara; y b), en la reunión de la OEA, donde empleó a sus pesos pesados, el vicepresidente y el jefe del Departamento de Estado para solo sacar 19 votos a punta de presiones y no poder aprobar la resolución aplicando la Carta Democrática Interamericana. Con el orgullo imperial herido se torna más peligroso. ¡Ojo!
 
José Vicente Rangel