RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > jueves, 10 de mayo de 2018
Dolarización por Roberto Malaver
 
 
 
Agarrando, aunque sea fallo! Con esa propuesta de la dolarización, Falcón Crest la pegó del techo. Porque nosotros, que no podemos ver un bolívar porque nos lo robamos, y después salimos corriendo a cambiarlo por George Washington, ahora la cosa es más fácil, y nos ahorramos la comisión, puesto que nos robamos los dólares de una vez. Es una idea redondita como el bolívar. Cómo será la vaina, que muchos compañeros que andaban hablando de abstención, ahora, cuando vieron la posibilidad de la dolarización si gana Falcón Crest, salieron a escribir en sus twitter que mi conciencia política me obliga a salir a votar por Falcón Crest, para superar la crisis y tal y tal. Es decir, que enseñamos la costura sin que nadie nos lo esté pidiendo.
 
El economista y compañero Francisco Rodríguez anda defendiendo su tesis de la dolarización, y dice que soberanía con hambre no dura. Y que eso lo cura el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano, y al carajo los enfermos. Así que con soberanía no se va al mercado, se va con dólares, perforados o no, y una vez que Falcón Crest llegue al poder, cambiamos todos esos bolívares por dólares y arrancamos a vivir felices y documentados. ¡Qué gran idea! Después, claro, salimos a celebrar a la Embajada de Estados Unidos, porque allí serán las fiestas patronales que vamos a celebrar siempre, porque ahora nos parecemos tanto a ellos, que ya tenemos la moneda y también tendremos al presidente, porque seguro que él le dirá a Falcón Crest lo que debe hacer para que la vaina siga la ruta de la felicidad ja, ja.
Así que ya comenzamos a saltar la talanquera para salir a votar, lo que pasa es que nadie nos ha dado claramente la orden, pero un tal señor Márquez lanzó la piedra y mostró la mano de papel. Además, en estos casos, para quitarse cualquier responsabilidad de encima, se deja que la militancia tome sus propias decisiones y listo, no se le está dando una orden, pero se necesita ser bruto para no entender que te están diciendo: sal corriendo que los dólares llegaron ya. Sería bueno que los otros candidatos se plegaran a la propuesta de la dolarización y apoyaran también a Falcón Crest y listo, con ese negro no hay güey.
 
El papá de Margot escuchó la propuesta de la dolarización, se puso de pie, y dijo: “¡Viva George Washington, carajo!” Y uno no sabe si lo dijo en serio o con la ironía que él le pone a las cosas, porque se fue al cuarto y agarró la puerta y le mandó aquel carajazo tan fuerte, que se estremeció el apartamento y un vecino gritó: “Terremoto. Terremoto”
 
—Que si la pone la paga y si no la pone también,— me canta Margot.