RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > lunes, 05 de marzo de 2018
Escenarios políticos por Álvaro Montenegro Fortique
 
 
 
En una rueda amiga con algunos de los periodistas mejor informados de Venezuela, estábamos analizando la situación política y no dejábamos de sorprendernos por el dinamismo arrollador que nos envuelve, en esta especie de vorágine pugnaz de lucha por el poder. A ver, los escenarios políticos que se nos presentan “hoy y a esta hora” a los venezolanos son muy variados y cada uno más fantástico que el otro. A lo mejor dentro de una hora ocurre un evento inesperado, y todas estas previsiones cambian.
 
Las negociaciones entre el gobierno y la oposición, dentro de la más estricta discreción, avanzan contra reloj para buscar soluciones prácticas y evitar los peores males que nos podemos imaginar. En un primer escenario se llega a un acuerdo de retrasar las elecciones para el mes de mayo o junio, buscando enfriar el conflicto. Para lograrlo hace falta mejorar las condiciones electorales como la observación de la ONU, volver a los centros electorales que se usaban antes de la elección de gobernadores, aceptar de nuevo a los partidos excluidos, habilitar a los políticos inhabilitados y otras, de manera de conseguir algún tipo de reconocimiento a esa elección desde el exterior. Aunque ya la mayoría de democracias occidentales han fijado una dura posición en este aspecto, quedan algunas esperanzas de que aflojen si la oposición convalida las elecciones por medio de algún acuerdo. Para que esas condiciones sean “potables” ante la opinión pública nacional e internacional, haría falta darle credibilidad con pruebas concretas de buena fe, y así levantar el humor político del venezolano que está bastante negro en estos días.
 
Otro escenario apunta a que el gobierno vaya solo a las elecciones, cosa que a algunos extremistas les importa poco, pero revelaría poca agudeza de los factores de poder. Ni siquiera el carismático presidente Chávez se presentó solo a una elección presidencial. Nadie legitima su título boxeando con las sombras. Las condiciones del año 2005, cuando la oposición decidió no presentar candidatos a las elecciones parlamentarias, son muy diferentes ahora. No por la oposición, sino porque las condiciones económicas son mucho peores y el pueblo está pasando trabajo con las colas, la escasez y la inflación más alta del mundo.
 
Un tercer escenario dibuja que la crisis económica hará colapsar al    país y no llegaremos a las elecciones, sin importar cuando éstas sean. Esa posibilidad muy tremendista pero probable, implica una especie de anarquía en la cual todo puede pasar, porque la situación se les escaparía de las manos al liderazgo tanto del gobierno, como al de la oposición. Por supuesto ese escenario viene acompañado con ideas de asonadas militares o bloqueos económicos, que no harían sino seguir hundiéndonos en el desconcierto.
 
Mientras tanto el tablero político se sigue moviendo como un juego de dados, en el cual todo pasa tan rápido que no nos da tiempo de asimilarlo. Henry Falcón decidió seguir en la carrera electoral, seguramente esperando que las negociaciones con el gobierno den su fruto, y efectivamente mejoren las condiciones para poder capitalizar el descontento popular. En el escenario electoral el enemigo a vencer por parte de la oposición no es el gobierno, sino la abstención. En ese mismo escenario el contrincante más temible que tiene el gobierno no es la oposición, sino el hambre. En todo caso, el escenario electoral sea cuando sea es preferible al caos y a la anarquía. Pero lamentablemente no podemos descartar ninguno de los otros escenarios por más oscuros y tristes que sean. Lo que debemos hacer es trabajar juntos para tratar de evitar lo peor, y encontrar entre todos, las soluciones que nuestro país tanto necesita.
 
alvaromont@gmail.com