RSS Facebook Twitter
Noticias de última hora
 
360 Habitantes > lunes, 02 de octubre de 2017
CNE Consejo No Equilibrado por Vladimir Villegas
 
 
 
 Ojalá que cuando usted esté leyendo este artículo, ya no tengan
 vigencia estas palabras y se haya resuelto un obstáculo que pone en
 entredicho el carácter limpio, impecable y transparente del proceso
 electoral para escoger a los nuevos gobernadores, previsto para el 15
 de octubre venidero.
 Se trata de que aún no es posible que los partidos puedan hacer
 sustituciones de cara a las elecciones regionales. Es público y
 notorio que las organizaciones políticas opositoras realizaron sus
 primarias para escoger a los candidatos a las gobernaciones, salvo
 aquellas entidades en las cuales se logró el consenso. Y que el
 compromiso con los electores y entre los partidos participantes era y
 es que los perdedores retirarían sus candidatos para apoyar a los
 ganadores. Como ha sido siempre. Y la propia legislación electoral,
 sobre la cual no pueden estar normativas de orden administrativo o
 burocrático, establece que debe haber un lapso en. Cual se permita el
 retiro de candidatos y la posibilidad de sustituirlos por otros
 aspirantes.
 No se entiende por qué a estas alturas el Consejo Nacional
 Electoral aun no ha permitido estas sustituciones. Y ello, por mucho
 que uno no quiera creerlo o aceptarlo, se presta a una interpretación:
 el máximo órgano electoral está actuando de espaldas a su misión de
 promover la participación electoral y de facilitar que el elector
 exprese clara e inequívocamente su real voluntad. La mejor manera de
 desmentir esta aseveración es tomar las medidas necesarias para que se
 una vez por todas se resuelva este obstáculo innecesario, seguramente
 nacido de mentes temerosas de que el electorado pase factura a
 numerosos gobernadores que no estuvieron a la altura de sus
 responsabilidades y de las expectativas de sus electores.
 Como dice el refrán , la esposa del César no debe ser honesta
 sino parecerlo. El Poder Electoral tiene una gran responsabilidad en
 garantizar que no se debilite la ruta electoral, pacífica, democrática
 y constitucional. Por lo tanto, los ,andamos de la Constitución y de
 la ley tienen que estar por encima de las presiones y de los intereses
 subalternos. La historia hará su juicio y dará su veredicto tarde o
 temprano con respecto al comportamiento de todos y cada uno de los
 protagonistas de este complejo momento que vive Venezuela. Y de ese
 juicio, por supuesto, no escaparán los directivos del Poder
 Electoral.
 ¿ Qué esperan los directivos, y sobre todo las directivas que
 hacen mayoría en el organismo rector de los procesos electorales para
 dar curso a lo que no es una dádiva sino una obligación legal ? ¿
 Están conscientes de que cualquier decisión al margen de la
 Constitución y de la Ley de Procesos electorales puede ser equivalente
 a un fósforo encendido en un tanque de gasolina?
 Ya hay antecedentes suficientes para llegar a la conclusión de
 que se han adoptado decisiones destinadas a favorecer a quienes hoy
 detentan el poder. La ùltima de ellas, la suspensión, sin explicación
 alguna, de las elecciones para los consejos legislativos regionales.
 Ni hablar de todas las piedras que se pusieron en el camino para
 evitar la realización de referendo revocatorio en 2016, y del
 procedimiento express para elegir, en tiempo récord y sin chistar,
 salvo la voz del rector Luis Emilio Rondón, la llamada Asamblea
 Nacional Constituyente.
 A todas luces, con esta conducta se le hace el juego a la
 estrategia abstencionista de inocultable factura oficialista. A ello
 hay que sumarle la eliminación de numerosos centros electorales que
 seguramente fueron seleccionados por una mano " inocente". Tan
 inocente como el lobo feroz de la Caperucita.
 Ni hablar del aprobatorio silencio frente al sectario y ventajista
 uso de los medios de comunicación del Estado para promover los
 candidatos " de la Patria". Sin temor a equivocarnos estamos tal vez
 frente a la elección más desigual de los últimos tiempos. Me hace
 recordar el cuento del circo romano, donde unos esclavos fueron
 enterrados hasta el cuello y de seguidas los soldados soltaron a los
 leones para que se los comieran. Uno de los individuos se defendió
 intentando morder a la fiera que vino a atacarlo. "¡ juega limpio!" le
 gritaron desde las gradas...